Chat with us, powered by LiveChat

LUCAS 2: 41-51

Este es el único registro bíblico de la infancia de Jesús. Sin embargo, hay mucho que podemos aprender de esta breve reseña.

A los doce años de edad, la sabiduría de Jesús asombró a los hombres que habían pasado toda una vida estudiando las Escrituras (v. 47). Recuerda que Jesús no tuvo acceso a tiempo completo a una copia de las Escrituras como lo hacemos hoy. Tuvo que depender de Sus visitas a la sinagoga y del conocimiento de la revelación directa de su Padre celestial.

También estaba haciendo preguntas a estos eruditos (v. 46). ¡Esto es asombroso cuando te das cuenta de que en Él están todos los tesoros de sabiduría y conocimiento! (Col. 2: 3) Aunque era Dios, habitaba un cuerpo físico humano que necesitaba ser educado.

Él también tenía un claro entendimiento a esta temprana edad de quién era Su verdadero Padre y exactamente por qué había venido al mundo (v. 49). Solo podemos especular cómo esto debe haber influido en su infancia.

Entonces vemos que Jesús conocía Su llamado y propósito incluso al inicio de Su infancia. Sin embargo, no hay registro de milagros o ministerio por Su parte hasta después de Su bautismo por parte de Juan a la edad de treinta años. Preparar un cuerpo para que Dios Todopoderoso se manifieste a través de Él no fue una tarea fácil. Alaba a Dios por Su gran amor que lo hizo sacrificar todo por nosotros.

Comment