"Y hallándole, le dijeron: Todos te buscan." Marcos 1:37

Mc. 1:35-39; Lc. 4:42-44

Esta es una declaración asombrosa. El ministerio de Jesús tenía pocos meses de haber comenzado, y las multitudes de personas ya Lo estaban buscando. 

Esto es aún más sorprendente cuando te das cuenta que Jesús no había usado ningún tipo de métodos de publicidad convencionales. De hecho, Jesús ya había rechazado la publicidad durante Su primer ministerio en Jerusalén (Jn. 2:24-25).  No había explicación natural para el éxito de Jesús. 

Dios es quien promovió a Jesús. Y Él utilizó los medios sobrenaturales para hacerlo. No fueron las sofisticadas técnicas de la Avenida Madison (en Nueva York) que trajeron a las multitudes--fue la asombrosa manifestación del poder de Dios.

Justo el día anterior, Jesús había expulsado un demonio de un hombre en la sinagoga en Capernaúm (Mc. 1:21-28). Esto provocó que la ciudad entera se reuniera en la casa de Pedro y que Jesús sanara a todos ellos (Lc. 4:40).

La demostración del poder milagroso de Dios a través de Jesús, fue la chispa que el Espíritu Santo usó para encender un fuego en el corazón de estas personas. Jesús tenía este poder debido a Su relación íntima con Su Padre. No es casualidad que Él estuviera orando mientras estos hombres lo estaban buscando. 

Al tú estar en busca de alcanzar a los demás con la nueva vida que has encontrado en Cristo, deja que Dios confirme Su Palabra con las manifestaciones milagrosas de Su poder a través de ti. 

Comment