Juan 11:14 "Entonces Jesús les dijo claramente: Lázaro ha muerto."

JUAN 11:14

Jesús declaró que Lázaro estaba dormido en lugar de decir que estaba muerto porque esa es una mucha mejor descripción. La muerte, a sus mentes carnales, significaría el fin; mientras que la palabra "dormir" no.  Cuando los discípulos no entendieron lo que Él estaba diciendo, Él aclaró la situación al decir claramente, "Lázaro está muerto."

Esto parece ser contrario a lo que Jesús iba a hacer (resucitar a Lázaro de la muerte) y en realidad sonaba así si no lo hubiera aclarado. Pero siguió diciendo en el versículo 15, "Y me alegro por vosotros, de no haber estado allí, para que creáis."  Con esto se refería a que Lázaro habría de ser resucitado, y convirtió la declaración de Jesús de una realidad negativa en una confesión de fe.

Muchas personas han estado confundidas acerca de este asunto. Muchas veces, la gente se rehusa a hablar o reconocer alguna situación que es contraria a una promesa que Dios les ha dado. Ciertamente es deseable evitar hablar acerca de nuestros problemas y hay un precedente de esto en la Escritura (2 R. 4:20, 26). En este mismo ejemplo, Jesús evitó usar una palabra para describir la situación de Lázaro, la cual habría fomentado temor en los corazones de Sus discípulos. Pero al tratar con personas que no entendían, Él no negó la realidad natural.

Una confesión verdadera y positiva no niega la verdad natural. Solo se niega a permanecer en el plano natural y declara la verdad espiritual, la cual es aun mayor. Esto es lo que Jesús hizo y nosotros debemos seguir Su ejemplo. Por lo tanto, no está mal reconocer un problema físico tal como una enfermedad, siempre y cuando reconozcamos a un nivel igual o mayor a la verdad espiritual, que "por Sus llagas fuimos sanados"  (1 P. 2:24). No niegues que los problemas existen, simplemente niégales el derecho a esos problemas a que sigan existiendo en tu vida al confesar tu fe en Dios.

Comment