"Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos." Mateo 6:1

MATEO 6:1-4

La motivación detrás de nuestra ofrenda es más importante que la ofrenda misma. Pablo dijo que si él diera todos sus bienes para alimentar a los pobres, o sacrificara su vida para ponerla en lugar de alguien más, y no era motivado por amor, su ofrenda no le sería de ningún provecho (1 Co. 13:3).

Muchos cristianos dan, pero nunca ven la cosecha al ciento por uno que el Señor prometió debido a los motivos erróneos (Mc. 10:29-30). Pablo dijo que Dios ama al dador alegre - no al que da con tristeza o por verlo como deuda (2 Co. 9:7).

Jesús nos dio la clave para purificar nuestros motivos en esta misma enseñanza. Él dijo, "Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha" (Mt. 6:3). Dar de tal manera que no recibas reconocimiento por tus ofrendas, te garantiza que tus motivos están correctos y te da el verdadero gozo que proviene al dar sin egoísmo (Hechos 20:24).

Pídele al Señor que hoy te muestre una oportunidad de dar algún tipo de palabra o un mano de ayuda a alguien que no tendrá la capacidad de pagarte de vuelta y que los demás nunca se enterarán al respecto. Esto podría ser con algún automovilista en el tráfico, un cónyuge, un niño quien ni siquiera notaría tu generosidad, o cualquier cantidad de personas. Las oportunidades están a nuestro alrededor. 

Comment