"No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?" Mateo 6:31

MATEO 6:25-34

La palabra griega que se usa aquí como "afanéis", es "merimnao" y denota "estar ansioso o poner cuidado". En este pasaje, así como el pasaje paralelo en Lucas 12:22-32, Jesús nos está mandando que no nos preocupemos ni estemos ansiosos acerca de que nuestras necesidades sean suplidas. De ninguna manera sería imposible no pensar acerca de nuestras necesidades físicas. Incluso Jesús pensó acerca de Su necesidad de dinero para pagar impuestos (Mt. 17:24-27). Simplemente no debemos estar preocupados con pensamientos de riquezas o pasar nuestro tiempo preocupándonos en las necesidades. Estas cosas nos serán añadidas al buscar primero el Reino de Dios.

La manera en que tomamos o recibimos un pensamiento de ansiedad es al hablarlo. Vendrán pensamientos de duda, pero no cometemos el pecado hasta que los tomamos en cuenta; por lo tanto, no declares estos pensamientos negativos. 

Es imperativo que pongamos atención a las palabras que decimos. Empieza a hablar palabras en fe que se alínean con la Palabra de Dios, es entonces que darán resultados positivos como consecuencia. Si hablamos palabras de duda, eventualmente las creeremos y recibiremos las cosas negativas que estas palabras producen. No existen tales palabras como palabras "vagas" que no han de obrar en nuestra contra. La vida y la muerte están en el poder de cada palabra que hablamos (Pr. 18:21). Nuestras palabras pueden ser nuestra arma más poderosa contra el diablo, o pueden convertirse en un lazo de parte del diablo (Pr. 6:2).

Este día, cuida tus palabras. Habla sólo cosas que expresen tu fe, confianza, y seguridad en el Señor, y no hables del temor acerca de las situaciones que enfrentes.

Comment