"Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede." Mateo 5:37

MATEO 5:33-37

Una persona que tiene que jurar o hacer una promesa para validar sus palabras, es una persona la cual no tiene buena palabra. La idea principal de esta enseñanza de Jesús es que debemos vivir de tal manera que nadie tenga que agregar pruebas para validar que estamos diciendo era verdad. Nuestra palabra debe ser nuestra fianza. 

Todos hemos escuchado la historia del pastorcillo que gritaba que había un lobo cuando no era así, hasta que finalmente nadie le creyó cuando en verdad apareció el lobo. Nuestra falta de integridad al querer convencer nuestras palabras tienes el mismo efecto sobre la gente hoy en día. 

Muy pocas personas dirigen sus negocios en base a su palabra y un apretón de mans actualmente. Incluso los contratos no son sagrados si una persona puede pagar un buen abogado. Pero esta no es la manera en que Dios lo quería. 

Dios ha cumplido cada palabra que ha hablado. Fuimos creado a Su imagen y Él planeó que nosotros fuéramos de la misma manera. Incluso nuestros cuerpos físicos responden negativamente cuando mentimos. Es por eso que los detectores de mentiras funcionan. 

Hoy, haz un compromiso de ser un nuevo hombre o una nueva mujer de palabra. No sólo experimentarás un nuevo respeto de parte de los demás, sino que hallarás el gozo de un corazón y mente limpios. 

Comment