"Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros." Mateo 5:12

MATEO 5:10-12

Jesús está diciendo que en realidad, la persecución nos hará regocijarnos. Hay muchas cosas positivas acerca de la persecución, pero una de las mejores razones para regocijarnos es porque tenemos el galardón que nos espera en el cielo. 

Jesús considera muy seriamente a la persecución de Sus santos, así como se puede ver durante la experiencia del apóstol  Pablo en camino a Damasco. El Señor le preguntó a Pablo (entonces Saulo), "¿Por qué me persigues?" (Hechos 9:4) Él no dijo, "¿Por qué estás persiguiendo a Mi pueblo?" Sino, "¿Por qué me persigues a Mí?" 

En realidad, no es a nosotros a quien la gente rechaza, sino que rechazan a Aquel a quien representamos. Por lo tanto, Jesús prometió compartir Su galardón con nosotros. Toda la gloria y el honor que Jesús tiene y ha de recibir, será compartido con aquellos quienes has sufrido vergüenza por causa de Su nombre (Rom. 8:17). ¡Que gran recompensa!

Enfocarse en el galardón, en vez de enfocarse en la persecución, de hecho, puede hacernos regocijarnos cuando la gente hable en nuestra contra (Acts 5:41). De hecho, Pablo anhelaba experimentar esa participación que Jesús proveyó a aquellos que padecieran por Su nombre (Phil. 3:10). La recompensa de Dios, es definitivamente más grande que cualquier padecimiento que nos podamos encontrar. 

Comment