"Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada." Mateo 12:31

LUCAS 12:10; MATEO 12:24-31; MARCOS 3:22-30

La palabra "blasfemia" significa "hablar mal de, difamar o injuriar." En contexto, Jesús está diciendo que la blasfemia contra el Espíritu Santo es atribuir la obra del Espíritu Santo al diablo. Muchas personas en la Biblia hicieron esto, incluyendo a Saulo, quien se convirtió en el apóstol Pablo. Sin embargo, vemos en 1 Timoteo 1:13, que Pablo dijo él recibió misericordia en relación a su blasfemia porque la había cometido "ignorantemente en incredulidad." Por lo tanto, la blasfemia en contra del Espíritu Santo de la cual Jesús advierte, debe hacerse injuriando voluntariamente al Espíritu Santo con el conocimiento de lo que se ha hecho. 

Esto hace un paralelo con Hebreos 6:4-6, donde se mencionan los requisitos que han sido manifestados en aquellos que han caído de la gracia. Este pasaje indica que sólo un cristiano maduro puede cometer tal cosa. Del mismo modo con la blasfemia contra el Espíritu Santo, comentarios imprudentes contra el Espíritu Santo hablados en ignorancia o incredulidad por aquellos que en realidad no saben lo que está haciendo, pueden ser perdonados.

Desde nuestra perspectiva humana, no se puede distinguir claramente cuando alguien es responsable de las blasfemias que ha hecho y que haya cometido este pecado imperdonable. Podemos estar seguros de que Dios conoce el corazón de todos los hombres y que Él hará un juicio justo en relación a esto. Sin embargo, la Palabra de Dios nos muestra que cuando alguien se vuelve "reprobado," pierden toda convicción en Dios (Ro. 1:28).

Por lo tanto, quien sea que es culpable y está arrepentido de haber posiblemente blasfemado contra el Espíritu Santo, aún no ha llegado al punto en que es imperdonable o no les importaría. Mantén tu corazón sensible a Él. Escucha Su voz que te habla por medio de Su Palabra hoy.

Comment