"Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres." Mateo 5:13

MATEO 5:13-16

¿Qué eso que será echado y pisoteado por los hombres? ¿Es la sal? O, ¿es posible que Jesús está hablando del mundo? Si nosotros como creyentes perdemos nuestra influencia de preservación, entonces, no hay otra manera en que el Señor salve al mundo. Será dominado por los hombres. 

Dios fluye a través de Su pueblo. No es nuestro propio poder el que cambia a la gente, es el poder de Dios en nosotros. Pero, Dios nos lo hará sin nosotros. Es una asociación. 

Muchas personas pasan su vida orando para que Dios se mueva, sin entender que Él se va a mover a través de los hombres. No es Dios quien está fallando al intervenir, es el pueblo de Dios quienes están fallando al no cooperar y dejar que Dios fluya a través de ellos. 

Todo cristiano tiene a Dios viviendo dentro de ellos. Por lo tanto, cargamos sobre nosotros los milagros para otras personas. Si no caminamos en el poder sobrenatural de Dios, entonces alguien perderá su milagro. Nosotros somos la sal de Dios para preservar este mundo que está pútrido. Hoy, sal de ese salero y permite que la vida de Dios, la cual está en ti, fluya para hacia alguien más en necesidad. 

Comment